Córdoba es una ciudad milenaria, apasionante y profunda… Donde sus callejas, balcones y patios guardan increíbles leyendas.

martes, 4 de octubre de 2011

El sombrero cordobés

El sombrero cordobés empezó como un sombrero para los jornaleros del campo, para protegerles más bien de la lluvia que del sol.
Con los sombreros de paja, cuando llovía o soplaba el viento , se doblaban las alas tapando la visibilidad y dificultando su trabajo.
Hacía falta un sombrero que tuviera los bordes rígidos y estuviera hecho de tal manera que no se deformara con el agua y que no calara.
¡ Y es ahí donde surge el sombrero cordobés...!
Un sombrero elegante de fieltro de ala ancha y plana con copa cilíndrica.
No existen unas medidas estandar para el sombrero cordobés, ya que cambian la altura de la copa y el ala según la estatura y sexo de la persona que lo va a usar.
La horma puede variar desde 10 a 12 cm, mientras que el ala puede variar entre los 8 y 12 cm. En cuanto a los colores, el color más típico es el negro, aunque existen muchas tipologías: marrón, gris perla, verde marino, blanco e incluso rojo.

Aunque su origen es del siglo XVII, es durante el siglo XIX y principios del XX cuando más se generaliza su uso.
Julio Romero de Torres inmortalizó este sombrero en algunos de sus cuadros, y él mismo vestía con él.
En las tabernas y mesones de Córdoba podemos encontrar infinidad de fotos de otra épocas con personajes con utilizando el sombrero como parte de su indumentaría.
El mundo de los toros está representado en muchas fotos por Antonio Cañero ( Padre del rejoneo moderno) o con Manolete (Califa del toreo)

(Foto recogida de internet)

1 comentario:

Genín dijo...

Es raro que no se exportara al resto del mundo, los hay similares, pero no como el cordobés.
Besos y salud