Córdoba es una ciudad milenaria, apasionante y profunda… Donde sus callejas, balcones y patios guardan increíbles leyendas.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Pastel cordobés "El postre de los sultanes"



La cocina cordobesa se ha ido enriqueciendo con el paso de pueblos y culturas diferentes como la romana, visigoda, judía, árabe y cristiana...
En los postres también se aprecian las grandes influencias del pasado histórico de la ciudad.
De origen romano tenemos el dulce de Membrillo que para eso Puente Geníl son los reyes en su elaboración y que más adelante hablaremos de él.
De origen cristiano son, por ejemplo, nuestras perrunas, los pestiños que los hay de aceite y de manteca de cerdo y los polvorones.
De origen judío los merengues de Aguilar de la Frontera y el gusto por las compotas que tenemos.
Y de origen árabe son los dulces de almendra como los alfajores (los de Rute están espectaculares), las sultanas de coco, los mazapanes de Montoro y el famoso Pastel cordobés.

De ese pastel os quiero hablar hoy:

Elaborado a base de hojaldre relleno de cabello de ángel y canela.
De hecho hasta la Cidra cayote (De donde se saca el cabello de ángel), era un producto originario de África y traído por los árabes, que ellos utilizaban para elaborar una especie de mermelada (Cabello de ángel) que utilizaban para el relleno de pasteles.

El pastel cordobés ha ido evolucionando sin perder sus orígenes. Una de sus evoluciones ha sido la de introducir manteca de cerdo para elaborar la masa de hojaldre ya que éstos no toman cerdo ni sus derivados y lo elaboraban con aceite de oliva. Fue una adaptación o evolución posterior a la expulsión de los árabes y la reconquista cristiana.
Parece ser que en el siglo XIX, el pastel también se empezó a elaborar con jamón además del cabello de ángel...
Algo muy peculiar entre este tipo de pasteles, y que constituyen un curioso contraste de sabores (Lo dulce con lo salado) tan normal en nuestra cocina.
Pero el más popular como he dicho antes, es el de solo cabello de ángel y el de jamón se elabora por encargo.
Hay una versión reducida del pastel cordobés que es una torta de unos 12 centímetros que es exactamente igual que el pastelón pero en tamaño reducido a los que llamamos "Manoletes"
Según cuentan debe su nombre a que el torero Manolete pedía todos los días que le llevaran esa torta a casa para comerla de postre y como era habitual en la confitería decir, "una p´a Manolete", al final se quedó con su nombre.

El pastelón cordobés se consume durante todo el año, pero existe un día particular, el 24 de Octubre, día de San Rafael, en que sería imperdonable como buen cordobés no hacer un perol en el campo y no comer de postre pastel cordobés.

(Foto recogida de Internet)

1 comentario:

CORDOBESA dijo...

Ummmmm¡¡¡ que rico que esta. A mi me encanta el pastel cordobés.
El de cabello de ángel es el que más me gusta. He probado el que lleva jamón, (de roldan) pero me gusta mas solo de cidra.
Tienes razón que es obligado el día de San Rafael, tomar un trozo de este pastel tan rico.
Buena entrada, que todos conozcan nuestros ricos dulces.
Un abrazo amiga Jeru